Yoga fuera del mat…

fuera-del-mat

No te ha pasado que durante tu clase de yoga te sientes feliz, en calma y como si no tuvieras ni un solo problema. Sales de tu clase e inmediatamente esa paz y tranquilidad mueren en instantes… Bueno eso quiere decir que no estamos aplicando lo que aprendemos en clases a nuestra vida cotidiana, volvemos a ser reactivos y no dejamos que fluya la buena vibra.

Así que en este post te voy a dar algunas recomendaciones para tener en cuenta, durante tu vida diaria y no caer en la ansiedad, reaccionar a lo loco y vibrar mala onda por todos lados hasta que de nuevo llegues a clase de yoga.

Un buen yogi no deja de:

1. Respirar y lo digo de forma literal porque a veces nos pasa algo y hasta la respiración se nos acorta. También lo digo en sentido figurado y es que tomarnos un respiro entre nuestras actividades diarias nos va ayudar a tomar unos minutos para relajar nuestra mente de las tareas que estamos haciendo. Respirar nos enfoca y nos conecta una vez más con nuestro interior. Y desde ese punto creo que cualquier decisión que tomemos esta o.k

2. Lo que nos lleva al segundo consejo. Actuar con conciencia, Una vez que estamos enfocados, nos podemos concentrar en realizar nuestras tareas cotidianas y actuar con toda la conciencia posible en lo que estamos haciendo. Observar, escuchar y actuar desde la intuición hacen toda la diferencia, entre un día productivo y uno donde todo nos salió mal.

dolove

3. Contentes. Aplicar “santosha” a lo que estas haciendo. Osea como quien dice, meterle corazón y energía positiva a lo que hacemos y es que a veces nos toca realizar tareas o actividades medio de flojera, difíciles o muy mecánicas. No importa lo que te toque realizar, si tu le pones corazón a lo que haces, créeme después de un tiempo te va a gustar, lo vas a disfrutar y hasta lo vas a terminar antes de lo planeado. Ahora que si de plano te deprime tu trabajo o lo que estas haciendo, reflexiona si es el lugar donde quieres estar. En esta vida hay de dos: Amar lo que Haces o Hacer lo que Amas. 

Conforme pasamos más tiempo en nuestra practica de yoga ocurren 2 cosas increíbles: Nos hacemos más flexibles y más fuertes fisicamente. En la vida cotidiana ¿cómo aplicamos estos dos grandes atributos?

flex-fuerza

4. La flexibilidad se refleja en nuestra manera de pensar. Mantente abierto a escuchar y a respetar las posturas de los demás. Es importante cultivar afuera del mat, esta perspectiva. Recuerda que siempre va a haber varias posibilidades para hacer una postura de yoga. Y si esto es verdad, imagina lo que puede ocurrir con el pensamiento. Una mente abierta siempre va a ver todas las caras de un cubo.

5. La fortaleza que se cultiva en una clase de yoga se refleja en nuestra fuerza interior, o como muchos le llaman: resiliencia. Y es que una persona resiliente siempre va a saber actuar cuando las cosas se pongan complicadas.

Va a saber que siempre hay formas de solucionar las cosas y sobre todo va a confiar en el tiempo que tardan las cosas en fluir y en pasar. Una persona resiliente también confía en que, si no se puede, es porque es tiempo de hacer otro plan.

Dicen que uno nunca deja de aprender. Bueno, pues mientras más practicas yoga te das cuenta que el conocimiento en uno mismo, es basto y que podrán pasar años para poder aprender todo lo que conlleva la practica.

6. Fuera del mat debemos mantener la misma curiosidad hacia la vida. Lee, pregunta, observa, experimenta, estudia, toma cursos y platica con gente más experimentada. Todas estas actividades harán de nosotros un muy buen aprendiz.

Al final todas las clases de yoga terminan con una postura conocida como savasana o postura de cadáver. Y en esa postura aprendemos a estar quietos, respirando y permitiendo que la energía trabajada se impregne a nuestro ser. Lo más importante, es que, en esa postura aprendemos a observarnos, sin juzgar lo que pensamos y lo que somos.

Para mí esta es la postura más interesante de todas y aplicar savasana afuera del tapete de yoga harán que al final de tu día, por fin puedas descansar y relajarte por completo.

7. Debemos aprender a estar quietos y a observarnos, sobre todo sin juzgarnos. Solo así aprenderemos a amarnos de verdad y a soltar los logros y retos del día. Cada día es diferente y es una nueva oportunidad para empezar, pero no podremos lograrlo si arrastramos los rezagos del día anterior.

Comparte conmigo alguna recomendación que tu has traído de tu practica de yoga, afuera del mat y que hacen tu vida, una más buena vibra.

maestrayogalogo

 

2 respuestas a “Yoga fuera del mat…

  1. ¡Unos buenos consejos! Los intentaré poner en práctica! Cuando hacía yoga me pasaba lo mismo que comentas al principio del post, que tras la clase todo era igual de estresante pero creo que es una disciplina muy necesaria para llevar el día a día de una manera más positiva! Ahora mismo practico una mezcla de Yoga, Pilates y Tai Chi y estoy encantada. Larga vida al yoga!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s